Asociación Canaria de Neuropsiquiatría y Salud Mental
Nº 1. Mayo 2009

 

EDITORIAL. Con esta nueva iniciativa la Junta Directiva actual continúa profundizando en su compromiso de facilitar la formación a los miembros de nuestra asociación. A sabiendas que cada cinco años los conocimientos científicos en el ámbito de nuestra disciplina sufren significativas renovaciones, es fácil entender que no toda la literatura científica de interés se recoge en este UPDATE. Nosotros hemos procurado como criterio de selección recoger un botón de muestra relativo a las patologías psiquiátricas más graves, a la psiquiatría de las edades, a los trastornos de personalidad y a las intervenciones terapéuticas en su amplio sentido. Esperamos que sea de vuestro interés y nos hagan llegar sus impresiones sobre esta iniciativa.

En este número:

 

Afrontamiento en Esquizofrenia.

 

Subtipos de personalidad en Ataques de Pánico.

 

Activación del Síndrome Inducido por antidepresivos.

 

Subtipos de depresión.

 

Actividad Física y transtorno mental.

 

Endofenotipos cognitivos en transtorno bipolar.

  Tipo de maltrato y síntomas, en infancia
 

Descargar todos los artículos

 
Un reanálisis del Afrontamiento en Esquizofrenia

(Rudnick A, Martins J; Archives of Psychiatric Nursing, vol 23, nº 1(February), 2009: pp 11-15)

Nociones estándares de afrontamiento no han sido particularmente fructíferas en el estudio de la esquizofrenia. Sin embargo, facilitar el afrontamiento adaptativo en enfermedades mentales graves como la esquizofrenia, es una parte importante del cuidado en la practica asistencial general, y especialmente en la enfermería de salud mental. Este estudio explora los factores de afrontamiento y examina su relación con la severidad de los síntomas y con la calidad de vida de los pacientes externos con esquizofrenia. Los datos fueron analizados a partir de un estudio transversal en el que se utilizó el Chequeo de Formas de Afrontamiento, la Escala de Síntomas Positivos y Negativos, y el Índice de Calidad de Vida de Wisconsin. Factores conceptualmente enlazados con afrontamiento focalizado en emociones, están asociadas más fuertemente con mejora en la severidad de los síntomas y con la calidad de vida, que los tipos de afrontamiento focalizados en la solución de problemas. El afrontamiento focalizado en emociones, frente al focalizado en solución de problemas, fue parcialmente explicatorio. Puede ser de interés estudiar si el consejo de apoyo es un factor beneficioso relacionado con el afrontamiento focalizado en emociones, para individuos con esquizofrenia.

 
Subtipos de personalidad en pacientes con Ataques de Pánico

(Powers A, Westen D; Comprehensive Psychiatry, 50 (2009), 164 – 172)

Objetivos: Este trabajo examina los subtipos de personalidad en adultos diagnosticados de Ataque de Pánico.

Método: Como parte de la actividad que desarrolla el Instituto Nacional para la Salud Mental en el estudio de la personalidad en poblaciones clínicas, se efectuó una selección aleatoria de psicólogos y psiquiatras que utilizan la versión corta del Cuestionario Q, para describir a 96 adultos diagnosticados de Ataque de Pánico.

Resultados: El analisis factorial del Cuestionario Q, refleja cuatro subtipos de personalidad (alto funcionamiento, desregulación emocional, inhibición-evitación, somatización). En esta muestra, los subtipos difieren en patología en el Eje I y II, en el funcionamiento adaptativo, y en variables del desarrollo personal e historia familiar. Las constelaciones de personalidad, en esta muestra de estudio, reflejan un incremento substancial de la validez predictiva para el funcionamiento adaptativo y la respuesta al tratamiento, mayor a la reflejada en el Manual DSM-IV para el diagnostico por el Eje I.

Conclusiones: Efectuar estas distinciones, puede elucidar las tasas de comorbilidad entre pacientes con Ataques de Pánico, resultando de interés para la comprensión de los resultados del tratamiento.

 
Incidencias y Predictores de Activación del Síndrome Inducido por Antidepresivos

(Harada T, Sakamoto K, Ishigooka J; Depression and Anxiety, 25: 1014-1019, 2008)

Antecedentes: El síndrome inducido por antidepresivos resulta de interés por su asociación con un incremento potencial del riesgo de suicidio. Sin embargo, la incidencia del Síndrome de Activación no ha sido suficientemente investigada y conocemos muy poco acerca de sus predictores El interés principal de esta investigación, ha sido analizar la incidencia del Síndrome de Activación y clarificar sus predictores en un entorno clínico asistencial.

Método: De los 2.521 nuevos pacientes externos que han visitado la unidad entre Agosto de 2003 y Marzo de 2005, hemos analizado de forma retrospectiva 729 casos de pacientes que no han tomado algún antidepresivos durante el mes anterior a la presentación, pero se les prescribió antidepresivos durante 3 meses después de la visita inicial. Los pacientes fueron clasificados como Síndrome de Activación si experimentaron algún síntoma de ansiedad, agitación, ataque de pánico, insomnio, irritabilidad, hostilidad, agresividad, impulsividad, acatisia, hipomanía, o manía, durante los tres primeros meses.

Resultados: De los 729 pacientes, 31 (4,35) desarrollaron el Síndrome de Activación. La incidencia no estaba relacionada de forma significativa con la edad, género, clase de antidepresivo, uso combinado con benzodiacepinas, o diagnostico del DSM-IV-TR, excepto con trastorno de personalidad. El diagnóstico de personalidad, resultó estar fuertemente asociado con la inducción del síndrome de activación por antidepresivos (Odds ratio = 4,20, P=0.002).

Conclusión: Esta investigación sugiere que el diagnóstico de trastorno de personalidad puede ser un predictor clínico del Síndrome de Activación.

 
Subtipos de depresión en una muestra representativa nacional

(Carragher N, Adamson G, Bunting B, McCannS; Journal of Affective Disorders, 113 (2009): 88-90)

Antecedentes: Una investigación continua previa, ha tratado de clarificar la presencia de heterogeneidad en depresión. La identificación de subtipos significativos y válidos, tiene relevancia a efectos de investigación y en la práctica clínica. A partir del estudio de los patrones sintomatologicos depresivos, esta investigación identifica una tipología de síndromes depresivos, analizando los resultados longitudinales en una muestra representativa nacional.

Método: Se efectúa análisis sobre una muestra de 12.180 personas que entre 2001 y 2002 participaron en el Análisis Epidemiológico Nacional sobre Alcohol y Situaciones Relacionadas. Se aplica un análisis latente sobre el criterio A establecido en el DSM-IV para la Depresión Mayor , tratando de identificar la homogeneidad de subtipos o clases dentro de los diversos tipos de síndromes depresivos. Fueron evaluadas las asociaciones emergentes entre el análisis de clases y las características demográficas y clínicas de la muestra. Resultados: Tres subtipos con relevancia clínica, fueron identificados, de forma adicional, dentro del grupo que refiere síntomas depresivos: gravemente depresivos (40,9%), psicosomáticos (30,6%), cognitivo-emocional (10,2%), y no depresivos (18,3%). Las tasas de experimentación de eventos vitales negativos, desordenes psicopatológicos, y antecedentes familiares con depresión mayor, fueron significativamente mayores para los agrupamientos de depresión severa, psicosomática, y cognitivo-emocional, comparado con los no depresivos. Varias diferencias emergen entre los grupos.

Limitaciones: algunas restricciones metodológicas deben ser consideradas, como la influencia de los entrevistadores y su confianza a la hora de establecer un diagnostico, la relación entre los ítems utilizados en la exploración respecto a las características de la línea base de la muestra analizada, la utilización de criterios como ‘algún trastorno de ansiedad' o ‘algún trastorno del estado de ánimo', y ‘algún trastorno de personalidad', a la hora de establecer las tasas de prevalencia en cada tipo de trastorno psicopatológico.

Conclusiones: La heterogeneidad significativa en sintomatología depresiva, existe, en esta muestra norteamericana. Los perfiles de patrones sintomatologicos son potencialmente útiles a la hora de efectuar la programación de la intervención y tratamiento.

 
Niveles de la Actividad Física en personas con trastorno mental atendidas en programas de rehabilitación psiquiátrica

(Jerome GJ, Rohm Young D, Dalcin A, Charleston J, Anthony C, Hayes J, Daumit GL; Schizophrenia Research, 108 (2009): 252-257)

Este estudio evalúa de forma objetiva niveles de actividad física en adultos con sobrepeso y obesos, con trastorno mental grave, examinando las relaciones entre síntomas psicopatológicos, funcionamiento cognitivo y actividad física. Una muestra variada (50% de mujeres, 50% Afroamericanos) de adultos obesos y con sobrepeso (n= 55), y con enfermedad mental, a los que se le preguntó por el desgaste tras 4 días en la cinta aceleradora. Los participantes emplearon una media de 120 minutos semanales de actividad física entre moderada y fuerte (MVPA); 35% empleó = 150 minutos semanales de MVPA. Sólo un 4% acumuló = 150 minutos de MVPA en combates de = 10 minutos siguiendo recomendaciones de salud pública. Síntomas depresivos, malestar psicológico y funcionamiento cognitivo, no estaban asociados con actividad física (p > .05). Aunque los participantes parecian tener suficientes minutos de MVPA, el incremento de la actividad física, o numero de sesiones, puede ser necesario para incrementar la salud y gestionar los beneficios sobre el peso de las personas con trastorno mental grave. Deben incrementarse los esfuerzos en desarrollar sesiones de actividad física en esta población vulnerable.

 
Endofenotipos cognitivos en transtorno bipolar. Un meta-análisis de los déficitis neuropsicológicos en pacientes eutímicos

(Bora E, Yucel M, Pantelis C; Journal of Affective Disorders, 113 (2009): 1-20)

Antecedentes: El objetivo de este estudio ha sido delimitar los deficits neuropsicologicos relacionados con la susceptibilidad genética, los procesos de enfermedad y los factores iatrogénicos en trastorno bipolar.

Método: Realizamos una búsqueda exhaustiva en distintas bases de datos, efectuando un metanalisis sobre 18 variables cognitivas comparando estados eutimicos en pacientes bipolares (45 estudios, 1423 sujetos), con primeros grados en bipolaridad, y sujetos controles sanos. Se aplicó una meta regresión sobre variables demográficas y factores de confusión como edad de aparición, duración de la enfermedad, estado de la medicación.

Resultados: Inhibición de Respuesta, oscilaciones, funciones ejecutivas, memoria verbal y atención sostenida fueron deficits comunes encontrados en ambos tipos de pacientes. ( a medio y largo plazo ). Conclusiones: Déficit de respuesta inhibitoria, un marcador potencial de síndrome ventral prefrontal, aparecen como el endofenotipo más prominente en Trastorno Bipolar. El endofeneotipo cognitivo también aparece estar involucrado con desajustes frontotemporales y frontolímbicos. Dificultades en la velocidad de procesamiento, y efectos parciales de la medicación, parecen indicar la influencia de factores de confusión en la susceptibilidad genética. Patrones disfuncionales en la velocidad de procesamiento y en atención sostenida, difieren respecto a esquizofrenia. Trabajos futuros en esta linea, podrian diferenciar deificas cognitivos asociados con desajustes en genotipo relacionados con otros factores de confusión.

 
Maltrato en la infancia y síntomas de trastorno de personalidad: influencia del tipo de maltrato

(Tyrka AR , Wyche MC, Nelly MM, Price LH, Carpenter LL; Psychiatric Research, 165 (2009), 281-287)

Este trabajo examina los efectos de diferentes tipos de maltrato en la infancia con síntomas de trastorno de personalidad en una muestra de adultos sin psicopatología en el Eje I. Los sujetos participantes, referían una historia de maltrato entre severo y moderado en el Cuestionario de Maltrato en la Infancia , siendo agrupados (n = 70) por el tipo de abuso y comparados con los grupos de sujetos sin maltrato (n = 35), en función del número de síntomas de Trastorno de Personalidad referidos. Abuso físico y sexual, abuso y negligencia emocional, estaban asociados con elevados síntomas de los tres clusters de trastornos de personalidad. Síntomas elevados de varios desordenes de personalidad fueron analizados, como paranoia, borderline, evitación, dependencia, obsesivo-compulsivo, y personalidad depresiva. No se encuentran diferencias significativas en los diferentes grupos de maltrato. Estos hallazgos indican que el abuso y negligencia emocional, y el abuso físico y sexual, son factores de riesgo para la génesis de afectación a la personalidad, en muestras no clínicas.

www.ascane.info [2009]